dimarts, 20 de setembre de 2016

Día 3 - Montmartre

Sonó el despertador, eran las 7: 30 de la mañana, mi segundo día de visita en París y quería aprovecharlo muy bien, así que me levanté de la cama y me puse lo primero que pillé del armario. Bajé las escaleras corriendo y me dirigí al restaurante del hotel para desayunar. Cogí un poco de fruta, una tostada con mantequilla y un cola cao, me despedí del camarero y salí del hotel. En ese momento eran las ocho y media de la mañana pero caminaba deprisa para poder llegar a tiempo a Montmartre ya que estaba bastante lejos del hotel y había de caminar un buen rato, así que que cogí los auriculares y me puse mi lista de reproducción de música.
Y en un abrir y cerrar de ojos había llegado.

ERA IMPRESIONANTE!  Era muy bonito así todo blanco y tan grande, pero había muchísima gente y costaba verlo bien así que empecé
a subir todas las escaleras. Al llegar arriba lo primero que hice fue coger mi móvil de la mochilita que llevaba y hice unas cuantas fotos, una a Montmartre y otra al paisaje que se veía desde ahí arriba, todo París y la Torre Eiffel, hasta le pedí a una señora que pasaba por ahí que me hiciera una foto.

El tiempo pasó volando y ya era la hora de comer, yendo hacía allí vi un restaurante que tenía muy buena pinta así que decidí ir ahí a comer. Me pedí una le gratin douphinois, un palto típico de Francia y una crepe con Nutella.

Al acabar de comer decidí volver al hotel porque estaba muy cansada. Cuando llegué eran las ocho de la noche y no tenía hambre así que solo cogí una manzana del buffet libre y me dirigí  a la habitación, entré y no me lo pensé dos veces, me puse el pijama y me metí en la cama.

Laura Gómez

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada