dimarts, 20 de setembre de 2016

Día 7 - Vuelta

Hoy, 26 de Septiembre, finalizo mi estancia en París y vuelvo a mi hogar, Barcelona.
He pasado una gran semana en esta ciudad ya que he tenido la oportunidad de aprender cosas que no sabía y también he podido disfrutar un maravilloso día en Disneyland París.

Después de desempaquetar las maletas y de haber descansado en el hotel, el día siguiente fui a la Torre Eiffel y me subí a lo alto para disfrutar de las vistas desde la altura; el día seguido fui a ver obras famosas al Louvre y aprendí cosas que no sabía sobre ellas y sus artistas; después, el siguiente día visité Notre Dame y ahí vi la catedral que siempre quise ver desde pequeña; el día a continuación fui a ver Montmatre, donde aprendí mucha cultura e historia; finalmente, ayer fui a Disney, mi lugar más soñado de este viaje, me lo pasé de maravilla ya que pude gozar de todas las atracciones y espectáculos de mi agrado.

Esta mañana me he despertado a las 9:30, con descanso suficiente. Me vestí y bajé al bar del hotel a coger un desayuno rápido porque quería tener tiempo suficiente para llegar a la hora de comer a Barcelona. Hacía un día un poco nublado, pero esperaba que no lloviese y pudiese regresar a mi casa sin problemas ya que, a las 13h, tengo una comida con toda mi familia incluyendo los que vienen de América, lo cual hace la quedada aún más interesante.

Después del desayuno, cogí una bolsa con las cosas que no tenía empaquetadas (móvil, ordenador, pijama...) y la puse donde las otras maletas.
Pasados unos minutos, después de esperar un taxi, éste me llevó sin retraso alguno al aeropuerto. Una vez en el aeropuerto, esperé mi vuelo de las 11h.

En el avión, 30 minutos pasados ya, mientras escuchaba música, oí a la señora del altavoz hablar, aunque la pude escuchar con escasez. Decía que iba a haber un retraso por el mal tiempo, en ese momento no me podía creer que fuese a llegar tarde. El avión se desvió y paró en el aeropuerto más cercano posible.
Estuve esperado durante una hora y ninguna noticia. Si seguía así, entre desempaquetar las maletas, prepararme para el evento e ir a casa de mis padres, iba a llegar tarde.
Finalmente anunciaron, después de hora y media, que el tiempo apenas había mejorado pero lo suficiente para poder seguir con el vuelo. Aliviada de que no tuviese que esperar más, me apuré dentro del avión y seguí escuchando música.

Llegué al aeropuerto de Barcelona a la 13:30 y obviamente ya llegaba tarde. Intenté llamar a alguien de mi familia pero nadie contestaba así que dejé de insistir y me apuré en pedir un taxi y llegar a casa para poder prepararme a toda prisa.
Bajé corriendo del taxi y corrí una manzana hasta que llegué a mi casa. Cogí las llaves y al abrir estaba todo igual a como lo había dejado cuando me fui.
Dejé las maletas en la entrada, y rápidamente subí a darme una ducha y prepararme.
No tenía tiempo de coger transporte público así que pedí un taxi, otra vez.
Al llegar todos hablaban animadamente y apenas parecía presente el hecho de que hubiese llegado tarde, así que saludé a todos y me acoplé en la mesa.
Pasé toda la tarde así, hablando con familiares: primos, tíos, abuelos, etc. Cuando anocheció nos despedimos todos y cada uno se fue a casa por su cuenta.
Llegué y nada más ponerme mi pijama y caer en la cama, me dormí llena de este día.

Anna Mei

Día 6 - DisneyLand

Hoy me he levantado con mucha energía, me he arreglado y he bajado casi corriendo a desayunar. Os preguntareis porque... Hoy voy a Disneyland!!! Ha sido mi sueño desde pequeña y hoy lo he cumplido.

Al llegar a las taquillas ya me ha enamorado del lugar, todo está lleno de edificios coloridos, peluches, golosinas, etc. Al instante comprendí porque le llaman el lugar más feliz del mundo. Decidí ir a las atracciones de agua en primer lugar ya que hacía mucho calor. Me subí a un par ambientadas en las películas "Buscando A Nemo" y "La Sirenita".
Pronto empecé a tener hambre así que busqué algún local para comer. Encontré uno llamado "Billy Bob's", un bufet libre ambientado en el viejo oeste. Comí muy bien y ya estaba lista para continuar la aventura.
Me subí a un montón más de atracciones ambientadas en algunas de mis películas Disney favoritas como "Big Hero 6" y sin olvidar visitar el mítico castillo de "La Bella Durmiente".
Sobre las 20:30 decidí tocar retirada ya que estaba muy cansada y el vuelo de vuelta es por la mañana pero no podía irme sin antes hacer un par de compras, así que me dirijí a una de las mil tiendas y compré un enorme peluche de "Simba", el protagonista de "El Rey León" y una camiseta de "Star Wars".
Estoy escribiendo esto en el autobús de camino al hotel, me despido de Disneyland por hoy, pero no puedo esperar a volver!

Rosa Mellén

Día 5 - Louvre

Hoy, 24 de Septiembre de 2016, he visitado el museo del Louvre.

Me he levantado con muchas ganas de visitarlo. He desayunado en el restaurante del hotel, un croissant de chocolate junto a un vaso de leche, que me ha encantado.

El Louvre no estaba muy lejos del hotel, así que he decidido ir andando hasta allí.
Una vez he llegado, me he encontrado con una cola interminable, suerte que he llegado temprano, ya esperaba encontrarme tanta gente esperando, algo normal siendo el Louvre uno de los museos más importantes a nivel mundial. Por fin, llegué a la taquilla y compré la entrada por 15€.

Cuando entré, vi tantas colecciones indicadas que no supe ni por dónde empezar. Me decanté por la Gioconda, ya que es seguramente la obra más mítica de todo el museo, pintada por el gran genio Leonardo da Vinci, y que ha generado incontables teorías e historias sobre cómo fue realizada. Fue realmente impresionante ver cómo parecía que sus ojos me mirasen.

Era la hora de comer y me senté en una esquina para comer tranquilamente el bocadillo que preparé antes de marcharme del hotel.

Por la tarde, seguí viendo más y más colecciones sobre todo tipo de cosas: antigüedades egipcias, orientales... Hubo una reliquia que llamó especialemente mi atención: El Código de Hammurabi.
Se trata del primer conjunto de leyes encontrado a lo largo de la historia, escrito por el rey Hammurabi de Babilonia, ¡hace casi dos mil años!

Cuando volví, estaba agotada, pero me encantó la visita y la aproveché al máximo.
Fui a dormir pronto, para empezar el día de mañana con energía.

Oscar Olivella


Día 4 - Notre Dame

Hoy me he despertado con muchas energías ya que anoche me acosté temprano,fui rápidamente a la cafetería y me pedí un zumo de naranja y unos crepes con chocolate y fresas. Tengo que confesar que siempre he querido visitar la catedral de Notre Dame pero digamos que no tuve muchas oportunidades...
Desde pequeña tuve bastante curiosidad de como seria el interior de la dicha catedral.
Tengo que admitir que se me ha hecho muy fácil llegar ya que pregunte a dos ciudadanos de París y me ayudaron generosamente.
Primero tuve que cruzar el puente de Notre Dame y caminar unas cinco manzanas mas o menos hasta llegar al hospital que se encuentra a una manzana de la catedral.
La sensación que tuve al llegar fue impresionante no tengo palabras para describir todas las emociones que sentí en ese instante.
Había muchísima gente haciéndose fotos, era alucinante. Rápidamente me hice un selfie de recuerdo y me dirigí hacia la puerta de entrada, era todo muy bonito.
Habían miles de detalles absolutamente preciosos, estuve allí un buen rato haciendo fotografías y contemplando la belleza interior de la catedral.
Y así fue mi visita a la catedral😍
Espero que os haya gustado tanto como a mi, besos!😘



Johana Ponce

Día 3 - Montmartre

Sonó el despertador, eran las 7: 30 de la mañana, mi segundo día de visita en París y quería aprovecharlo muy bien, así que me levanté de la cama y me puse lo primero que pillé del armario. Bajé las escaleras corriendo y me dirigí al restaurante del hotel para desayunar. Cogí un poco de fruta, una tostada con mantequilla y un cola cao, me despedí del camarero y salí del hotel. En ese momento eran las ocho y media de la mañana pero caminaba deprisa para poder llegar a tiempo a Montmartre ya que estaba bastante lejos del hotel y había de caminar un buen rato, así que que cogí los auriculares y me puse mi lista de reproducción de música.
Y en un abrir y cerrar de ojos había llegado.

ERA IMPRESIONANTE!  Era muy bonito así todo blanco y tan grande, pero había muchísima gente y costaba verlo bien así que empecé
a subir todas las escaleras. Al llegar arriba lo primero que hice fue coger mi móvil de la mochilita que llevaba y hice unas cuantas fotos, una a Montmartre y otra al paisaje que se veía desde ahí arriba, todo París y la Torre Eiffel, hasta le pedí a una señora que pasaba por ahí que me hiciera una foto.

El tiempo pasó volando y ya era la hora de comer, yendo hacía allí vi un restaurante que tenía muy buena pinta así que decidí ir ahí a comer. Me pedí una le gratin douphinois, un palto típico de Francia y una crepe con Nutella.

Al acabar de comer decidí volver al hotel porque estaba muy cansada. Cuando llegué eran las ocho de la noche y no tenía hambre así que solo cogí una manzana del buffet libre y me dirigí  a la habitación, entré y no me lo pensé dos veces, me puse el pijama y me metí en la cama.

Laura Gómez

Día 2 - La Torre Eiffel

Me he levantado a las 10h y una vez vestida, bajé al comedor del restaurante.Como hoy era mi primer día en París, decidí tomar um croissant y un café. Mi primera visita, sería a la Torre Eiffel.

No quería cojer un taxi ni un autobús, así que me dirijí a un lugar donde alquilaban bicicletas. Allí conocí a una chica que era de Menorca, pero había venido aqui para mejorar su francés. Se llamaba Julia y ella también tenia pensado ir a ver la torre, así que cojimos las bicis y nos encaminamos.
Hemos llegado sobre las 11 y  para ser temprano, hacía calor. Al lado de la torre habia unos pamfletos con mucha unformación, por ejemplo: fue creado por Gustave Eiffel, hacia 300m de altura...Acto seguido,subimos a la Torre Eiffel.¡Qué vistas! Desde ahí arriba se veía el Arco del Triunfo, el Louvre, el río Sena...Paris parecía muy pequeña desde esa altura.
El resto de la mañana lo pasamos en bicicleta por los alrededores de ella,y cuando nos cansamos, nos sentamos en la hierba a leer.
Para comer, fuimos a un restaurante, Le Jules Verne. La comida estaba deliciosa.
La tarde me la pasé en el spa del hotel.Y por la noche, no me apetecía hacer gran cosa, así que pedí que me subieran la cena a la cama y me quede viendo episodios de Friends.
Bonne nuit.

Silvia Moya

Día 1 - Llegada

Hoy he madrugado muchísimo. A las 4 de la mañana, un taxi me ha recogido justo delante de casa para llevarme al aeropuerto. Las maletas pesaban tanto que no podría haberlas llevado hasta allí por mí misma.

Una vez allí, he esperado en una enorme cola en la cual he podido empaquetar el equipaje y despedirme de él por una hora. He estado mirando en las pequeñas tiendecitas del lugar pero nada me ha atraído especialmente, así que me dirigí al avión con las manos vacías.

El trayecto ha sido muy rápido, la hora se ha convertido en media ya que he aprovechado para descansar un rato. Las dos chicas que se sentaban a mi lado, me han despertado justo al aterrizar, así que no he tenido que sufrir la vergüenza de ser despertada por una azafata.

A las 8 de la mañana, ya estaba allí, enfrente de mi hotel, cargada con mi enorme maleta rosa chillón.
Tras completar el típico papeleo y obtener la llave de mi cuarto, no he tardado ni un minuto en llegar a éste. Era un pequeño hotel de tres estrellas a un precio muy rebajado, pero mi habitación era de un lujo impresionante. Solo quería  darme una ducha para relajarme, y así lo hice. Escondí mi equipaje bajo la cama y fui a la ducha donde pude pensar en todo lo que había pasado con claridad.

Andrea Pascual